V*I*V*E

Viaje Interior Viaje Exterior

CAPÍTULO XI: “La Princesa de la Torre Eiffel”

INTRODUCCIÓN: “Caminante del Cielo”

Dice el Calendario de las 13 Lunas que un Caminante del Cielo dormido sufre el encierro, cae con facilidad en la depresión, no supera sus limitaciones…

Pero cuando Despierta… Se Libera y Libera a los demás… Rompe los barrotes, las estructuras o prejuicios… Y sale a Volar… Explora el Espacio Interno y Externo… Une el Cielo a la Tierra…

CAPÍTULO I: “The King of the Barraca”

En el barrio Barracas de Buenos Aires encontrarás el Hostel “The End Of The World”, probablemente el más económico de la ciudad… No apto para remilgados… Mas no hay mejor opción para aventurer@s…

CAPÍTULO II: “Piensa Bien”

Viaje Exterior

Recoleta, Puerto Madero, San Telmo… El fin de esta primera semana en el nuevo mundo ha transcurrido entre marcos coloridos…

Viaje Interior

Atraerás a tu experiencia sólo aquellos aspectos de las personas a los que prestes tu atención…

CAPÍTULO III: “La Vida es Sueño”

Diréis que vaya mierda de Ley de la Atracción, cuando uno intenta atraer prosperidad y chicas de buena familia, y acaba en la cueva de Alí Baba con unas mujerzuelas que le sacan los cuartos…

CAPÍTULO IV: “Leyenda Personal”

Viaje Exterior ⇒ En ocasiones, sentado en una terraza degustando una Quilmes, levanto la mirada del libro de turno, y me digo a mí mismo entre sorprendido y maravillado: “¡Estás en Buenos Aires, loco!”.

Viaje Interior“Realmente la vida es generosa con quien vive su leyenda personal, pensó el muchacho… Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño”. El Alquimista

CAPÍTULO V: “Hasta Luego”

La vida del viajero es una continua sucesión de encuentros y despedidas… Cuando te despides de personas y lugares que han tocado tu corazón, pretendes y quieres que sea un “Hasta Otra”, pero sabes que es muy probable (y en algunos casos, seguro) que no vuelvas a verles, aunque de alguna manera viajen contigo por siempre…

CAPÍTULO VI: “Palabras para…”

Cuando comienzas a disfrutar de lo que te ofrece el Presente, en lugar de los objetivos futuros… como Bill Murray en “Atrapado en el Tiempo” o Alicia en el País de las Maravillas… la MAGIA empieza a desplegarse y la Primera Revelación se revela…

CAPÍTULO VII: “La Maestra”

Ignoro lo que me enseñará la Maestra Ayahuasca, pero conozco la enseñanza de la Maestra Muela:

“Lo único necesario para ser feliz, es que no te duela nada”.

CAPÍTULO VIII: “Are You Ready to Rock?”

Había decidido sustituir mi encuentro con el maestro Sri Sri Ravi Shankar, quien durante esta semana ha estado maestreando por Buenos Aires, por un encuentro con el Maestro David Coverdale, líder de la banda de Hard Rock más elegante de todos los tiempos: WHITESNAKE.

Partí sabiendo que no llegaría a tiempo pero que tenía que ir, esperando que ocurriera no sé el qué…

CAPÍTULO IX: “La Vuelta al Mundo en 30 Días”

No es de extrañar que mis sensaciones sean una mezcla de las de los protagonistas del Viaje al Centro de la Tierra y los de Mr Fogg…

Phileas Fogg ganó una fortuna y volvió a casa acompañado de una bella princesa… Pero esa historia la escribió Jules Verne… A mí me toca escribir la mía…

CAPÍTULO X: “The Game”

La Abundancia de Amor me mantenía atrapado en la zona de comodidad, por lo que con firme determinación compré un billete de Bus hacia La Quiaca, donde cruzaría la frontera para dar comienzo a la Auténtica Aventura:

La emoción en Villazón, la amistad natural en Uyuni, y la Belleza de Sucre, donde en lo alto de una Torre esperaba una princesa…

CAPÍTULO XI: “La Princesa de la Torre Eiffel”

Érase una vez una bella princesa atrapada en lo alto de una torre, esperando a ser rescatada por su joven y apuesto príncipe azul…

Aunque bien puede suceder que al joven y apuesto príncipe azul se le adelante un ogro verde, o como en el cuento que nos ocupa, un maldito hippie vasco harapiento…

CAPÍTULO XII: “Mensajes Cósmicos”

Me encanta la Sabiduría del Universo… Cómo sabe que si no me aprieta las pelotas me quedo mirando la luna de Sucre (que es la misma que la de Valencia) tres meses…

Mi harapienta y grasienta mochila vuelve a estar lista para la aventura, y mariposas vuelven a revolotear en mi estómago…

Cusco Perú

CAPÍTULO XIII: “Yuspajara”

Resultó fácil dar gracias a la Vida mientras paseaba bajo Inti en Sacsayhuaman (Cusco) pero no tanto cuando me robaron la cartera… Sería una lástima que tras adquirir Conocimiento, la Vida no te ponga a prueba…

No viajé en el misterioso camión que me llevó al Inti Raimy y hasta Amaru Pumac Kuntur, en el Cusco… sino GRACIAS a él…

CAPÍTULO XIV: “¿O Fue Todo Un Sueño?”

Gracias a que perdí un tren en Cusco, logré alcanzar mi esperada y temida meta en Infierno (Puerto Maldonado), donde el sufrimiento se transmutó en Paz…

Cusco, Puno, La Paz, Villazón, La Quiaca, Jujuy, Córdoba, Río de Oro… tres días con sus noches, y seis autobuses consecutivos, con la incertidumbre y la seguridad (curioso) de que llegaría a tiempo para cerrar un círculo…

Buenos Aires puso el Broche de ORO que se merecía este Gran Viaje por el mundo exterior y por el Interior… que en última instancia son el mismo…

La Perla Del Titicaca Rumbo a Bahía Blanca Copacabana Bolivia

El VIAJE Exterior Es El Reflejo Del VIAJE Interior

Relatos de un Viaje Interior Viaje Exterior a través de Argentina, Bolivia, Perú… reflejo del Viaje de la Conciencia…



Booking.com

 



Booking.com

 

Érase una vez una bella princesa atrapada en lo alto de una torre, esperando a ser rescatada por su joven y apuesto príncipe azul.

Aunque bien puede suceder que al joven y apuesto príncipe azul se le adelante un ogro verde, o como en el cuento que nos ocupa, un maldito hippie vasco harapiento.

 

No galopé hacia ti montado en un blanco corcel, sino en un traqueteante autobús de compartimentos grasientos, pues aunque he dormido en ataúdeshe hecho uso de retretes no aptos para jabalíeshe caminado de noche por La Bocay por los lúgubres pasillos del Hostel del Fin del Mundo en busca del Fantasma de GayLessVilley me he enfrentado a los 20º bajo cero de Uyuni (o quizá eran 5)… montar un caballo, conducir un vehículo, saltar en paracaídas, y decirle a una mujer mirándole a los ojos lo que siento por ella, se encuentran entre los miedos que aún no he superado.

Pero aunque no sospechaba que te encontraría tan pronto, sí viajé pensando en cómo enfrentarme al Dragón.

 

Desde que a tierna edad me enamoré por vez primera de una linda niña llamada Beatriz, que jamás supo de mí (o quizá incluso desde una vida anterior), exceptuando honrosas excepciones, escasas pero de alta calidad, mi vida amorosa y sexual ha sido un puto desastre, porque mi subconsciente está convencido de que así ha de ser.

Este Dragón, mayormente dormido pero siempre latente, a veces despierta y me entristece, y así fue como partí desde Uyuni hacia Sucre.

Reflexionaba sobre cómo puedo darle la vuelta, y convencerle de que no tiene por qué ser así, y recordé que a lo largo de mi vida, mis Diosas siempre han aparecido cuando no las esperaba, cuando no las ansiaba, cuando estaba tranquilo, cuando me chupaba un huevo (brillante expresión argentina sinónima de “me la suda”). Y debe de ser por ello, que según un curioso estudio realizado recientemente, la persona más feliz del planeta es la mano derecha del Dalai Lama, un asceta que vive en la más completa austeridad y sin sexo. Es decir, es el más feliz porque le chupa todo un huevo.

Por lo que concentré todo mi poder mental en que me chupe todo un huevo, y medité dando saltos. Meditar en un autobús Uyuni-Sucre es similar a correr con una bombona de butano en el hombro, pues de la misma forma que al soltar la bombona corres como el viento, cuando el autobús se detiene porque una de las muchas piedras que golpean los bajos ha acertado algún punto vital (y sucede a menudo), levitas.

Sea como fuere, alcancé Sucre completamente recuperado, y sintiendo que el Oasis era un premio a mis esfuerzos, me metí en mi coqueta habitación individual con baños de Hotel 5 estrellas, y escribí esa misma noche buena parte de mi anterior Carta: “The Game”.

 

Al día siguiente, callejeando mi primera tarde en la capital boliviana (que no es La Paz como dicen los mapas y los profesores de geografía), llegué por puro azar (¿existe tal cosa?) a unos bellos y animados jardines. Me llamó la atención la Torre Eiffel que me encontré en mi camino, pero decidí continuar mi trayecto dejando la ascensión de la torre para el regreso. En la parte sur de los jardines volví a meditar y pensar en “me chupa un huevo”, y cruzó mi mente la idea de que mis días en Sucre se reducirían a la placidez de los paseos y a mi trabajo, sin nada especial que destacar, pero feliz como el asceta antes mencionado, porque como a él, me chupa un huevo.

Al llegar de nuevo a la torre y observar la parte alta repleta de gente, dudé, mas me animé pensando que la vista sería bonita y bien merecía la pena sacar algunas fotos desde lo alto. Al hollar la cima me apoyé en la barandilla y observé los alrededores sin mirar siquiera al resto de los escaladores. He de confesarte que la primera vez que te miré de refilón no me llamaste mucho la atención. Sí la segunda, pues tú también miraste y sonreíste, pensando, como me contarías más tarde “este maldito hippie seguro que quiere venderme unos aretes”. Cuando nos quedamos solos, muy atrevida me pediste que te sacara una foto, y te ofreciste para sacarme otra a mí. Más osada aún, propusiste descender juntos para sacarnos más fotos el uno a la otra. No podía creer lo que me estaba pasando.

 

Si los tres días de Uyuni los califiqué de “inolvidables”, estos tres que tú me has regalado completan una secuencia que están catapultando la segunda fase de mi viaje a esferas que ni siquiera soñaba, a pesar de que hubiera preferido practicar contigo lo que el recepcionista de tu hotel pensó que estábamos practicando, en lugar de ver películas. Hubiera preferido hacer contigo lo que la señora ultra conservadora que nos condenó al infierno pensaba que estábamos haciendo, en lugar de abrazarte con todo mi cariño sobre el césped de nuestro jardín. Hubiera preferido besarte como lo hacían aquellos jóvenes enamorados que te llamaron la atención, en lugar de limitarme a tus mejillas.

Hace unos años la Real Sociedad de San Sebastian alcanzó lo que nadie soñaba al comenzar el campeonato, sin embargo su afición lloró al ver escapar en la última jornada el título de liga que rozamos con las yemas de los dedos. Ni lloré entonces, pues logré enfocar mi mente en el indudable logro, ni lloraré ahora, pero cuando te subiste a aquel maldito autobús para marcharte de mi vida, regresé a mi habitación pensando que tendré que irme cuanto antes de esta ciudad cuyos rincones me recuerdan a ti, sin fuerzas más que para comerme el chocolate que me regalaste y refugiarme una vez más en la meditación, que aunque tú consideres tonterías de hippies, es la mejor medicina para la mente, el cuerpo, y el alma.

 

Hoy, el cielo siempre azul de Sucre ha amanecido por primera vez triste y gris porque ya no estás bajo su cubierta. Me he comido dos deliciosos chorizos Chuquisaqueños en la choricería desconocida por el sucreño de toda la vida, y situada en el lugar exacto donde aseguré que estaba. Me he atrevido incluso con la ensalada (no me atreví a besar tus labios, y me atrevo a comer una ensalada en Bolivia, ¡maldito desgraciado!), y he llegado al entonces soleado y animado, hoy gris y vacío parque (me he recordado a Julia paseando por la desértica playa, bajo un cielo gris, al son de “El Final del Verano” de El Dúo Dinámico, en el último capítulo de “Verano Azul”), y justo cuando he llegado al pie de la Torre Eiffel, el cielo se ha puesto a llorar (¡marica!).

Sólo, en lo alto de la torre, he conversado con las copas de los árboles: “¡Me chupa un huevo que se haya ido!”, les he dicho. “Repítetelo hasta que te lo creas”, me han respondido, como respondió Jack Sparrow a Elizabeth Swann cuando ella le dijo “lo nuestro no hubiera funcionado”.

Tras la conversación, me he hecho uno con ellas. Me han regalado su Quietud, y yo a ellas mi Conciencia.

 

Vine aquí a crecer y a aprender, no a repetir los mismos errores del pasado, y regodearme en la melancolía, por lo que he continuado con mi viaje en el lugar exacto donde lo dejé cuando te conocí (había proyectado callejear por el otro lado de la Plaza 25 de Mayo), y he descubierto un bonito café en el que he disfrutado de un exquisito Capuchino, y de excelente Rock & Roll.

Me preguntaste si iba a escribir sobre ti, y a estas alturas de la Carta ya te habrás percatado de que yo no escribo sobre las ciudades por donde paso, ni sobre la gente que conozco. Yo siempre escribo sobre mí (¡maldito vasco egocéntrico!), en este caso sobre cómo has llegado a mi alma, Janet.

Siempre nos quedará Sucre.

Tonta.

 
Anterior ⇒ CAPÍTULO X: “The Game”

Siguiente ⇒ CAPÍTULO XII: “Mensajes Cósmicos”

Resumen ⇒ V*I*V*E Viaje Interior Viaje Exterior – VIAJE I – Argentina / Bolivia / Perú

CAPÍTULO V: “Hasta Luego”

La vida del viajero es una continua sucesión de encuentros y despedidas… Cuando te despides de personas y lugares que han tocado tu corazón, pretendes y quieres que sea un “Hasta Otra”, pero sabes que es muy probable (y en algunos casos, seguro) que no vuelvas a verles, aunque de alguna manera viajen contigo por siempre…

leer más

CAPÍTULO IV: “Leyenda Personal”

Viaje Exterior ⇒ En ocasiones, sentado en una terraza degustando una Quilmes, levanto la mirada del libro de turno, y me digo a mí mismo entre sorprendido y maravillado: “¡Estás en Buenos Aires, loco!”.

Viaje Interior“Realmente la vida es generosa con quien vive su leyenda personal, pensó el muchacho… Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño”. El Alquimista

leer más

CAPÍTULO III: “La Vida es Sueño”

Diréis que vaya mierda de Ley de la Atracción, cuando uno intenta atraer prosperidad y chicas de buena familia, y acaba en la cueva de Alí Baba con unas mujerzuelas que le sacan los cuartos…

leer más
Jose Zabaleta Viaje Iniciático Viaje Interior Viaje Exterior

PD: Si buscas y encuentras ofertas en alojamientos adecuados a tu viaje en Booking, yo ganaré una comisión…

 



Booking.com

 

… Pero si Viajas y VIVES (billetes de avión, alojamientos, restaurantes, supermercados, multinacionales y pymes de todos los sectores, tiendas online…) comprando a través de empresas integradas en la ComUnidad de compras MUNDIAL CashBack WorldTAMBIÉN TÚ obtendrás una parte de los beneficios generados en TODAS tus compras… y en las de miles de miembros de CashBack World

 

 

 

¿ComentAMOs?

 

Pin It on Pinterest

GRACIAS Por Comentar Y Compartir...

¡Que Fluya Y Llegue a Quienes Tenga Que Llegar!

GRACIAS Por Compartir...

Que fluya y llegue a quienes enriquezca...